La Ruta de la Seda

1

Había oído hablar maravillas de este lugar así que me lancé a buscarlo esperando encontrar un tesoro coyoacanense y amarlo por siempre, pero salí con sentimientos encontrados.

En primera tuvimos que esperar casi una hora, el segunda sus meseros con todo el respeto que me merecen son estúpidos, nunca me había atendido tan lento, por Yisus resucitado, que tan tardado puede ser servir una jarra de agua ¡Qué alguien me explique! Pasando por alto estos dos y enormes inconvenientes pasaremos a la comida.

Pedimos una ensalada Flor de Basanti, que se ve hermosa, a uno le entran ganas de correr por los prados como Heidi y después revolcarse en la ensalada mientras rie cantarinamente y borreguitos bebés balan con ternura, y luego la prueba y dice ¡Mehhh! sabe a pasto, el aderezo está chistoso, pero nunca se consigue ese efecto punch que tiene cuando la ves.

Luego seguimos con otra ensalada, la Casablanca, con dátiles, espinacas, almendras, zanahorias, damascos, naranja y aderezo de comino, esta estaba ligeramente mejor que la anterior, por lo menos al verla no esperabas volverte Candy Candy  y terminabas con el corazón roto, el hecho de que no haga promesas falsas cuando la ves le da puntos extras.

Pasamos a los sándwiches, uno lee Kobe y babea, y empieza a imaginar pedazos de carne suculentos y suavecitos en su boca y es feliz con sólo imaginarse un pinche sándwich así, y luego, le llega esta mamada y dice ¡Me lleva la chingada! El pan apestaba, estaba duro y remojado ¿Cómo se pueden tener esas dos características en un sólo pan? ¡No lo sé! Pero aquí hacen milagros, se desmoronaba todo y la carne ha de ser kobe de Tepetongo o el dueño debe tener vacas y les da tres pinches masajes y ya por eso dice que es Kobe. Y además con el pretexto de que es Kobe le ponen dos gramos de carne, mejor échenme bistec y pónganle con ganas o no le anden haciendo a la mamada.

¿Por qué reseño este lugar? Por que sus postres son un orgasmo, una de esas cosas que NECESITAS tener en tu vida para ser feliz, quieres comerlos, embarrártelos, cogertelos, y si es posible ofrecerle favores sexuales al chef para que siempre te mantenga alimentada con pasteles de los que hacen aquí.

El primero es de té verde con chocolate y crema, madre del amor hermoso este pastel, es simplemente perfecto, el sabor del té verde se funde con el chocolate y la cremita esa blanca es fresca y perfecta haciendo de este postre un OBLIGADO cuando vienes a este lugar.

Y luego viene este pastel chocolatoso, con mousse de chocolate, bizcocho de chocolate, praliné de avellana ¡Chiquito bebé praliné de avellana! dacquoise de avellana y pailleté feuilletine o sea parando de mamar con el francés, es una cremita blanca deliciosa y feliz de esas que no sabes si quieres comerte o cogerte, o como diría mi buen amigo Maic, a este pastel no te lo coges, a este pastel LE HACES EL AMOR.

Y para acompañar toda esta delicia, un café turco perfumado con agua de rosas y cardamomo, y así serán felices.

Y la foto desde el baño, para que cuando vuelva a ir si los dueños leen esta reseña me reconozcan y  escupan en la comida.

La Ruta de la seda

Aurora 1, esquina Pino, barrio de Santa Catarina, Coyoacán.

Tel: 3869 4888

Página: www.caferutadelaseda.com

Precio: $250

Lunes a domingo 9:00 a 20:00

Tip: No coman mas que postres, dicen que los desayunos están buenos, pero no he venido a probarlos, lleguen temprano para que alcancen de todos los pasteles, muero por el de lavanda y ya no había.

 

 

Share.

About Author

La Fille terrible de la comida, comer es mi pasión desde que tengo memoria, me gusta descubrir sabores nuevos que provoquen orgasmos.

1 comentario

Leave A Reply

Google+